martes, 5 de diciembre de 2017

Se inician las obras en La Rosa

La semana pasada comenzó la primera fase de las obras de reforma que tanto necesita La Rosa. De esta forma el Ayuntamiento de Madrid sigue adelante con su compromiso de garantizar unas condiciones de habitabilidad dignas y seguras.

Queda mucho por hacer, pero seguimos avanzando...

 

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Nace la plataforma Madrid No Se Toca



El Ayuntamiento de Madrid, el más endeudado por la política temeraria de despilfarro y corrupción de los gobiernos del PP, ha conseguido sanear sus cuentas desde que el nuevo equipo de Ahora Madrid se ha puesto al frente a partir de 2015. La deuda, en muchos casos ilegal e ilegítima, se ha reducido un 40% en estos años, y una vez pagados los vencimientos y gastos de funcionamiento de servicios, obtiene un superávit de cientos de millones de euros.

El gobierno central, en manos del mismo partido que arruinó la capital y que se sienta en el banquillo por corrupción, que incumple sistemáticamente los compromisos de déficit que impone la Unión Europea, que no es capaz de controlar a muchas Comunidades Autónomas que también lo incumplen, o que hace la vista gorda con ayuntamientos gobernados por ellos mismos, ha intervenido el Ayuntamiento saneado de Madrid con la excusa del artículo 135 de la Constitución, y pretende impedir que pueda disponer de ese superávit en la mejora de la calidad de vida de sus vecinos que son quienes aportan su presupuesto.

¿Cómo nos afecta el recorte de Montoro? Fundamentalmente, saldría de las inversiones en los barrios para nuevas dotaciones sociales y el mantenimiento de las existentes. Por tanto, el perjuicio sería para la mayoría de vecinas y vecinos, y afectaría a las condiciones de trabajo de los empleados y empleadas municipales. Se trata del destino de nuestro dinero: para cubrir necesidades sociales o para engordar aún más las cuentas de las entidades financieras.

No lo debemos permitir. Nuestros barrios sufren enormes carencias tras décadas de abandono. Faltan escuelas infantiles, centros culturales, de mayores, de jóvenes, residencias, dotaciones deportivas, servicios sociales...Las plantillas municipales son insificientes para unos servicios adecuados  y muchas contratas mantienen condiciones laborales precarias.

A esta intervención de las cuentas y consiguiente paralización de obras y servicios, se suman otras muchas agresiones que se están llevando a cabo desde el poder central, como son:
  
- Anulación de la negociación colectiva de las condiciones laborales de las y los empleados públicos.

-  Continuas modificaciones legislativas que impiden aumentos de plantilla y obstaculizan otras formas de gestión de los servicios más eficientes para el conjunto de la ciudadanía.

La Plataforma Madrid No Se Toca, que agrupa a asociaciones vecinales, sindicatos de clase, organizaciones políticas y movimientos sociales, nace para denunciar estas injerencias del gobierno central y defender la autonomía de los municipios, administración más cercana a los ciudadanos. Llamamos a la movilización de los vecinos y trabajadores en los barrios, los centros de trabajo y el conjunto de la ciudad, así como al gobierno municipal, para defendernos de esta intervención que pretende poner a los bancos y especuladores financieros por encima de las necesidades sociales de los habitantes. Se trata de nuestras condiciones de vida y trabajo.

sábado, 25 de noviembre de 2017

25-N. Visibilizando a las mujeres sin hogar #HaciéndonosVisibles

Lo que no se ve no existe, por esta razón las mujeres sin hogar nos hacemos visibles, porque existimos. Y por eso os solicitamos que apoyéis con vuestra firma la siguiente petición: Que se considere como medida urgente incorporar la perspectiva de género a la hora de abordar el sinhogarismo en todos sus aspectos, desde la intervención social hasta en el estudio de esta realidad.

El sinhogarismo tiene muchas caras y, aunque la más visible es la que se manifiesta en la vía pública donde hay una gran presencia masculina, es un problema social que nos afecta a muchas mujeres. El sinhogarismo femenino normalmente se da en otras situaciones de exclusión residencial diferentes a vivir en la calle. 

Los recursos para personas sin hogar están en general pensados para hombres y son muy pocos los programas adaptados a mujeres. Sin ir más lejos, los recuentos que reflejan el número de personas que se encuentran sin hogar se suelen hacer contabilizando solamente el número de personas que están en situación de calle o en albergues de la red de atención, casos en los que la mayoría son hombres. Por lo que quedan fuera de ese recuento muchas las personas que viven otras manifestaciones del sinhogarismo.

Todo esto ha generado que habitualmente se haya estudiado, explicado, comprendido e intervenido desde una visión androcéntrica y patriarcal, como ocurre con muchas otras realidades, sin tener en cuenta la especificidad de las estrategias de vivienda de las mujeres que se encuentran en una situación de exclusión social extrema. Las mujeres sorteamos de cualquier manera tener que dormir en la calle o en albergues porque son espacios muy violentos en los que se multiplica nuestro riesgo de sufrir algún tipo de agresión sexual o de violencia machista en general. Antes de llegar a esta situación optamos por alternativas que se corresponden con otras situaciones de exclusión residencial, menos estudiadas y cuantificadas.  

La realidad de las mujeres sin hogar

La brecha salarial, el cierre del mercado laboral para las mujeres, que se nos reduzca a un rol maternal/reproductivo y a la esfera privada del hogar, la cosificación sexual y el doble estigma social (por ser una mujer y estar sin hogar), entre otros factores, hacen que muchas mujeres sigamos manteniendo una alta dependencia económica de nuestras parejas o de otras personas. Una simple ruptura sentimental puede implicar para nosotras la ausencia de recursos económicos básicos para nuestra supervivencia y bienestar social. Por este motivo muchas mujeres mantenemos relaciones de pareja insatisfactorias o nos emparejamos simplemente para tener un “elemento de protección”, nos prostituimos, intercambiamos compañía o cuidado a cambio de alojamiento, incluso llegamos a no denunciar agresiones y violencias machistas, con tal de no terminar en la calle. Una compañera decía: “No eres una persona en la calle, eres una mujer en la calle”. 

La violencia machista, tanto en la familia de origen como en la formada, es una de las causas más frecuentes del sinhogarismo femenino y también un factor que fomenta otros factores de riesgo como las enfermedades físicas y mentales. También somos muchas las mujeres que hemos trabajado durante años y años dentro del hogar, sin percibir ingreso alguno ni cotizar, por lo que nuestra dependencia económica es total y a veces llegamos a estar sin hogar a edades muy avanzadas. 
 
Por todo lo que acabamos de exponer ser mujer es un factor añadido de vulnerabilidad para vivir una situación de exclusión social. Son muchos y muy diversos los factores que hacen que las mujeres acabemos sin hogar, por eso, creemos que es fundamental incorporar la perspectiva género en el sinhogarismo y crear recursos específicos para las mujeres que vivimos esta situación. Y firmamos esta petición para solicitar que se incorpore cuanto antes en la atención a las personas sin hogar.
 
Ejemplos de incorporación de la perspectiva de género en la atención a personas sin hogar:
  • Género y organización de centros y recursos
  • Espacios específicos para visitas de los hijos/as
  • Introducir la perspectia de género en los recursos para personas sin hogar
  • Nuevas normativas para centros de acogida y albergues
  • Incorporar cartas de derechos y deberes
  • Trabajar el sinhogarismo femenino desde la prevención
  • Priorizar la atención de mujeres
  • Recoger los datos de las mujeres
  • Repartir equitativamente los recursos
  • Género y servicios de orientación laboral
  • Lenguaje inclusivo y no sexista
  • Informar a las mujeres sin hogar
  • Horarios conciliadores y accesibles

 

miércoles, 22 de noviembre de 2017

ASISPA también pierde la gestión del Centro de Acogida Juan Luis Vives

No solo se van de La Rosa, también del Vives. Tras años de sufrir su mala gestión y autoritarismo, ASISPA se queda fuera de la red municipal de atención a personas sin hogar. En esta ocasión han perdido el concurso (tenían que intentarlo, es la joya de la corona de la red). Mucho tiempo de movilización y presión sindical, un gran esfuerzo recompensado: por fin nos hemos sacudido el "yugo verde". Tanto La Rosa como el Vives serán gestionados por la empresa Grupo 5.

Seguiremos tratando durante un tiempo con ASISPA, ya que por razones técnicas el Ayuntamiento ha prorrogado su gestión en La Rosa hasta el 31 de diciembre. Año nuevo, vida nueva. Seguiremos avanzando hasta superar el negocio de la caridad, caminando hacia la verdadera solidaridad social.

lunes, 20 de noviembre de 2017

Llegan las "camas" a La Rosa

Las responsables del Área de Equidad se comprometieron a que a mediados de noviembre llegarían al centro unas nuevas butacas que permitirían a quienes pernoctan en La Rosa descansar adecuadamente. Y efectivamente así ha sido. El pasado día 15 llegó el cargamento. Se trata de lo que el propio fabricante define como "sillón cama". No son camas, pero permiten dormir completamente tumbado.
Por otra parte, desde el Área también nos han anunciado que en breve se iniciarán las reformas más urgentes en el centro. Poco a poco vamos avanzando. Ya nadie duerme en el suelo en La Rosa.