lunes, 20 de noviembre de 2017

Llegan las "camas" a La Rosa

Las responsables del Área de Equidad se comprometieron a que a mediados de noviembre llegarían al centro unas nuevas butacas que permitirían a quienes pernoctan en La Rosa descansar adecuadamente. Y efectivamente así ha sido. El pasado día 15 llegó el cargamento. Se trata de lo que el propio fabricante define como "sillón cama". No son camas, pero permiten dormir completamente tumbado.
Por otra parte, desde el Área también nos han anunciado que en breve se iniciarán las reformas más urgentes en el centro. Poco a poco vamos avanzando. Ya nadie duerme en el suelo en La Rosa.

lunes, 13 de noviembre de 2017

Concentración por la municipalización y la gestión directa de todos los servicios de los centros deportivos municipales

En plena negociación de ampliaciones de jornadas, con el objetivo entre otros de municipalizar los Centros Deportivos Municipales que vencen su contrato en esta legislatura, se nos ha comunicado que los dos Centros Deportivos Municipales del Distrito de San Blas – Canillejas (CDM Pepu Hernández y CDM Fabián Roncero) no serán municipalizados fruto de la decisión de la Concejala del Distrito Marta Gómez de la Hoz.

El Comité de Empresa no puede aceptar una posición contraria al propio ideario de Ahora Madrid y sobre la cual no se nos ha dado la más mínima explicación.

Es por ello que entendemos imprescindible expresar nuestro rechazo a tal decisión con una primera acción reivindicativa el próximo miércoles día 15 de noviembre en la Junta de Distrito de San Blas – Canillejas a las 17.30 horas. 


viernes, 10 de noviembre de 2017

Acampada reivindicativa del SAD de Catalunya


ASISPA pone en peligro a nuestros mayores y dependientes

Obliga a sus trabajadores a realizar mediciones de las constantes vitales, tales como la reactividad pupilar o la orientación espacio/temporal de los usuarios, llegando incluso a despedirlos si se niegan a ello por falta de formación.

Asispa, empresa concesionaria del Servicio de Teleasistencia Domiciliaria del Ayuntamiento de Madrid, fuerza a sus trabajadores, sin formación sanitaria, a tomar las constantes vitales de los usuarios y llevar a cabo valoraciones en función de los resultados obtenidos en dicho examen. En esta recogida de datos se miden la reactividad pupilar, la consciencia, la orientación espacio-temporal, el relleno capilar, la tensión arterial, el pulso, la respiración y la temperatura corporal, según ha podido saber este medio. 

Asispa, registrada como ONG, es una de las tres empresas concesionarias que prestan este servicio para el Ayuntamiento. Resultó ganadora del concurso público para uno de los tres lotes en los que Madrid dividió el servicio para el período 2017-2020, en concreto el que agrupa los distritos Centro, Arganzuela, Chamartín, Tetuán, Fuencarral-El Pardo, Carabanchel y Barajas, aunque lleva prestando el servicio más de 10 años gracias a concesiones anteriores. Según datos del Ayuntamiento, durante el año 2015 (con la antigua concesión), se atendió en total  a unos 150.000 usuarios en la capital. Asispa es ahora responsable del servicio a un tercio de ellos.

La teleasitencia está calificada por el Ayuntamiento como un "servicio social" destinado a ofrecer "compañía, seguridad y tranquilidad al usuario y a sus familiares". Se presta a través de un dispositivo conectado a la línea telefónica desde el que es posible establecer una conexión automática con la empresa concesionaria disponible 24 horas. "En los casos en los que el Centro de Atención de Llamadas valore necesaria una atención presencial, el servicio desplazará al domicilio a personal de apoyo, no sanitario, para atender la situación producida", especifica el propio Ayuntamiento.

Tradicionalmente la principal labor de estos profesionales, que disponen de llaves del domicilio de los usuarios, ha sido precisamente abrir la puerta a los servicios sanitarios ante posibles emergencias. Una de las más habituales es la caída de los usuarios, que son personas mayores y/o dependientes en su inmensa mayoría. 

No obstante, Público ha podido contrastar con varios de los trabajadores asistenciales de Asispa que la empresa les obliga a hacer esta toma de constantes vitales y a llevar a cabo una valoración de los resultados obtenidos. En caso de que se nieguen a hacer esta valoración alegando falta de formación para ello, la empresa les abre expedientes disciplinarios, llegando incluso a despedirlos.

Sin formación

En conversación con este medio, la directora del departamento de Teleasistencia de Asispa ha confirmado que la toma de constantes vitales está en el protocolo de actuación de la empresa para los oficiales que se desplazan al domicilio de usuarios. Sin embargo, ha negado que el procedimiento de toma de constantes sea "complicado": "Nos parece que utilizar un tensiómetro digital, el termómetro o ver la reactividad pupilar, la reactividad capilar presionando en la piel de la mano… Son cosas muy rudimentarias". Asegura que todo su personal "tiene formación en primeros auxilios, como mínimo", y que por ello "son técnicas que pueden manejar perfectamente".

La empresa aclara que el objetivo de la toma de constantes es trasladar siempre los resultados a los servicios sanitarios "de forma objetiva", pero todos los trabajadores contactados por este medio niegan este punto. Argumentan que la decisión de avisar a un médico queda en muchas ocasiones condicionada a la valoración que los trabajadores hagan de dichos resultados

"Los usuarios son gente muy vulnerable, son gente mayor, y tienen miedo de molestar", explica uno de ellos, que prefiere no dar su nombre. "Tienen miedo de que sea algo grave, les ingresen en el hospital y molesten a la familia. La empresa pretende que vayas para allá, hagas una toma de constantes, le tomes la tensión y calmes al usuario. Que digas a una señora: Tranquila, si solo tiene usted 12-6. Pero es que a lo mejor 12-6 es poco para una persona hipertensa, o mucho si tiene la tensión baja. Depende, yo no lo sé. Ni siquiera tenemos acceso al historial clínico actualizado. No lo deberíamos hacer, pero son muchos años y al final caes. Avisas de que no eres médico pero, ¿vas a dejar a la persona nerviosa? Al final das valoraciones falsas. Muchas", revela el trabajador de Asispa.

Otro empleado de la empresa hace referencia a los problemas que puede generar esta toma de constantes por personal no cualificado. "Yo una vez tomé la tensión a una anciana, me dio unos valores muy altos y llamé al médico y se lo dije. Me dijo que le diera una pastilla de enalapril [utilizado en el tratamiento de la hipertensión] mientras el médico llegaba al domicilio. Cuando llegó resulta que me había equivocado en la medición, o el tensiómetro lo había dado mal, y la usuaria tenía la tensión demasiado baja. Me echó una bronca el médico que no veas. Nosotros nos la jugamos", confiesa.

Según los expertos consultados por este medio, el problema no es la toma de constantes en sí, sino la valoración posterior que la medición entraña. "Yo por un lado veo el beneficio para el paciente al ir alguien a su domicilio y tomarle esas constantes, pero luego tiene que haber un respaldo sanitario, esa información la tiene que valorar adecuadamente personal sanitario", opina el doctor Andrés Santiago, jefe de servicio de Medicina Legal Hospitalaria del Hospital Clínico San Carlos (Madrid). "La valoración no se puede dejar en manos de alguien que no está formado, porque es peligroso", asevera. 

Sobre las mediciones más complicadas, como la reactividad pupilar o calcular si la orientación espacio/temporal de una persona mayor y/o dependiente entra dentro de los baremos normales, el doctor apunta que la clave es la formación que reciba el trabajador: "Todo el mundo se puede entrenar para todo". Eso sí, indica que éstos "no deberían de dejarse someter a determinados tipos de presiones". Todos los oficiales de Asispa consultados por este medio niegan haber recibido formación alguna sobre los instrumentos específicos que deben usar en la toma de constantes vitales. 

"Hay ciertas mediciones, como la evaluación de las pupilas, que no es fácil hacerlas aunque el método sea muy sencillo", expone en este caso un delegado sindical del Samur, que acompaña habitualmente a estos trabajadores cuando la emergencia sanitaria del usuario está clara y debe efectuarse una apertura del domicilio. "Hay que saber las complicaciones de cada técnica, como con el pulso: no es igual un pulso constante que un pulso que suena arrítmico. Si no tienen una formación sanitaria no están cualificados", reafirma.
 
El precio de la dependencia low cost
 
Uno de los trabajadores de Asispa que han alertado de su situación a Público ha elevado una instancia ante el Ayuntamiento de Madrid denunciando la situación. El equipo de Manuela Carmena adjudicó en abril el contrato de los tres lotes en los que dividió el servicio de teleasistencia del Ayuntamiento por unos 61 millones de euros, cuando lo había licitado por 88 en noviembre de 2016.
 
La competición por lograr uno de los lotes (cada empresa solo podía ofertar por uno de ellos) ha terminado beneficiando a las empresas que priman la explotación con menos recursos por encima de la calidad del servicio. "Ha habido un montón de recortes, hace cuatro o cinco años éramos el doble de personas para atender a los mismos usuarios", asegura en este sentido otro profesional de Asispa.
 
"A la empresa le da igual cómo tratemos a los usuarios, solo le importa que apretemos el botón, que es lo que queda registrado, para luego pasarle al Ayuntamiento esos tiempos", continúa. En este servicio, los usuarios disponen de un dispositivo con un botón que deben apretar en caso de alarma: en ese momento empieza a contabilizarse el tiempo que los trabajadores de la empresa concesionaria tardan en llegar al domicilio e intervenir. Para detener el crono, estos deben volver a pulsar el mismo botón que apretó el usuario en un primer momento. El tiempo de reacción es analizado posteriormente por el consistorio. 

"Imagínate que hay que levantar a una persona porque se ha caído, y que según la tabla de pesos, tenemos que ir dos oficiales, o tres —relata el mismo trabajador—. Lo que hacen es mandarte a ti solo en moto para ir apretando el botón, y a lo mejor el usuario está en el suelo dos horas, pero tú aprietas el botón y dejas registrado que has estado en el domicilio antes de media hora, aunque no puedas levantarle tú solo y no estés dando un auxilio real".




jueves, 2 de noviembre de 2017

Finaliza el conflicto con el Ayuntamiento de Madrid

Tras año y medio de lucha, la plantilla de La Rosa ha decidido poner fin al actual ciclo de movilizaciones, ante los compromisos anunciados por el Ayuntamiento de Madrid.

Desde el Área de Equidad finalmente se comprometen a mantener la comida caliente, nada de bocadillos. 

También han anunciado que a mediados de noviembre van a sustituir las butacas hospitalarias por otras más cómodas, a modo de "sillón-cama", que al menos permitirá a quienes viven en La Rosa dormir completamente tumbados. Seguimos pensando que las personas que pernoctan en cualquier recurso social tienen derecho a descansar como todo el mundo (en una cama), al margen de paradigmas de intervención. Y así lo defenderemos en cualquier foro. Pero ciertamente significa un avance en calidad de vida respecto de la situación de los últimos años.

En cuanto a la lamentable situación estructural del centro, desde el Ayuntamiento se han comprometido a iniciar en noviembre unas primeras obras de emergencia, presupuestadas en 150000 euros. Y en abril nos trasladaremos a otros locales para realizar reformas en profundidad, presupuestadas en 2200000 euros. Por tanto, entendemos que sí, ¡nos hacen un centro nuevo!

Por otro lado, los nuevos pliegos recogen un aumento de plantilla (pasando en principio de 32 a 46 profesionales), y además se reconoce como convenio de aplicación el Convenio Estatal de Acción e Intervención Social e incluye varias cláusulas sociales. Se ataja así la enorme precariedad que caracteriza a nuestro sector y que hemos sufrido especialmente en nuestro centro. Por ejemplo, la reforma laboral del PP queda fuera de La Rosa: nuestro convenio mantiene la ultraactividad y el Ayuntamiento ha incluido una cláusula que obliga a la empresa a la no minoración unilateral de las condiciones laborales y salariales (no puede haber descuelgue del convenio), por lo que los efectos más perniciosos de la reforma laboral no nos afectarán.

Por último, tras años sufriendo las consecuencias de la mala gestión y el autoritarismo de ASISPA, nos despedimos de esta pizpireta entidad sinónimo de lucro. No se han presentado al concurso. La firmeza de la plantilla les ha puesto en fuga, pero no habrá puente de plata.

Acaba el conflicto, pero no la lucha

Ante los avances logrados, damos por finalizado el actual conflicto. Pero queda mucho por hacer. 

ASISPA se va, pero según nuestros cálculos, nos debe más de 300000 euros en atrasos. Y vamos a pelear porque es nuestro. No pedimos nada más que se nos pague lo que corresponde a nuestro trabajo. Nos veremos en los tribunales, y nos reservamos la posibilidad de emprender cuantas acciones públicas consideremos oportuno.

En cualquier caso, parece que lo urgente va a solucionarse, así que ahora toca hablar de lo importante.  

Si bien el Ayuntamiento reconoce en los pliegos la aplicación del CAIS, no asume que las Auxiliares de Servicios Sociales deben incluirse en el grupo 2 (como Tecnico Superior en Integración Social que somos), por lo que limita las funciones que realizamos en el centro y elimina la exigencia de estar titulado para acceder al puesto. Como venimos explicando, no se trata de un problema económico (se aumenta plantilla y presupuesto) sino de modelo de intervención, de diseño de la red de atención a personas sin hogar. Los nuevos pliegos renuncian a seguir avanzando hacia una intervención social integral e integradora, atándonos al modelo asistencialista vigente en nuestros Servicios Sociales. 

Emplazamos al Área de Equidad al diálogo directo con sus profesionales. Consideramos necesario que, junto a los representantes sindicales del sector, los responsables municipales de la red analicen su situación a todos los niveles, para que todos los implicados podamos remar en la misma dirección. Nos ponemos a disposición de Ahora Madrid para hacer realidad el cambio en nuestros Servicios Sociales.

Seguimos pensando que la única manera de garantizar unas condiciones de trabajo dignas y un servicio de calidad a un coste económico razonable es a través de la gestión directa de los servicios públicos. Por eso apostamos por la municipalización. Desde La Rosa En Lucha vamos a seguir trabajando por una Intervención Social pública y de calidad.


domingo, 29 de octubre de 2017

Los Servicios Sociales españoles son "beneficencia" y "caridad", según lxs profesionales

Los servicios sociales españoles se sustentan, según el Consejo General del Trabajo Social, en la "beneficencia" y la "caridad", un modelo incapaz de aportar "dignidad" a los colectivos más vulnerables. Los profesionales apuestan por dar la vuelta al sistema de protección social y denuncian que su papel se ha reducido al de "meros gestores de recursos". 

El Consejo General del Trabajo Social reúne estos días en Mérida (Badajoz) a más de 1.300 profesionales para abordar los retos de este sector, cuyo papel se ha hecho más visible con la crisis económica y el empobrecimiento de la población. Su presidenta, Ana I. Lima, asegura que los servicios sociales dependen, tal y como están planteados, del "paternalismo". 

"A la gente no hay que darle comida, hay que darle dignidad. Para trabajar la dignidad hay que currárselo socialmente; ahí es donde se demuestra la altura social de una comunidad", sentenció por su parte Antonio J. Nisa, presidente del Colegio Oficial de Trabajo Social de Badajoz, en una entrevista con Servimedia. 

En esta línea, el gremio de los trabajadores sociales reclama un modelo menos asistencialista y que tenga en cuenta a las personas. "No es lo mismo que alguien tenga que ir a Cáritas o a Cruz Roja y se le etiquete de pobre para darle un plato de comida, a que acuda a los servicios sociales y se le entregue un bono para que haga la compra él mismo", añadió Lima. 

A su juicio, un cambio sobre el paradigma de la asistencia a las personas vulnerables abordaría también su "dignidad". De hecho, España, al igual que el resto de países de Europa del sur, es uno de los países que "peor desarrolladas tiene las políticas sociales", según los expertos, pues peca de "volcar el peso en la familia", destacó la presidenta del gremio. 

"MEROS GESTORES" 

Otra de las reivindicaciones de los trabajadoras sociales es que se les permita actuar como agentes activos en la intervención social, ya que se consideran a sí mismos "meros gestores de recursos" por un sistema impuesto por las administraciones. 

Con el objetivo de debatir y analizar el sistema actual del trabajo social, la capital extremeña será escenario a partir de hoy y hasta el sábado de conferencias, ponencias, debates y grupos de trabajo con trabajadores sociales llegados no solo de España, sino de América Latina y Portugal. 

Además, contarán con la presencia de conocidos sociólogos y pensadores como Samï Naïr o Christian Felber, que aportarán su visión sobre el sistema de los cuidados, el papel de la economía o la política migratoria y la crisis de refugiados. 

Y es que estos profesionales rechazan ser "un recurso que se aplica" y poder "diseñar" ellos mismos las estrategias, así como "marcar las pautas" para "acompañar a una persona de cara a su inserción social", ya que, según concluyó el presidente de los trabajadores sociales, "eso es dignificar a la persona; dar de comer, no".